La Conjura de Moisés - David Berniger


Advertencia

Hay verdades que nos dolieron en el alma como que 'los reyes magos' y 'papa Noel' son los padres, que la tierra no era plana y menos el centro del universo. Hoy vas a leer y descubrir una de las verdades más celosamente escondida en los miedos de lo evidente, que por más de treinta siglos estuvo frente a nuestros ojos impecablemente intacta. ¿Estarías realmente preparado para conocer tu verdadero origen? Y algo más… ¿aceptarlo para articularlo a tu corta vida?
Quizas este libro sea una sentencia de muerte, la mía, pero prefiero vivir un día sabiendo quién soy que una larga vida sin tener idea.
¿Que pasaría si descubrieras esa verdad? ¿La de tu verdadero origen?

El Autor: David Berniger

Licenciado en Psicología, Máster en Nutrición y Dietética funda en 1989 en la ciudad de Montevideo (Uruguay) el Instituto Acacia como camino para conseguir la Salud Integral. Actualmente ejerce en varios países del mundo como Uruguay, España y Brasil.

Paralelamente a su formación profesional, David fue iniciado desde muy temprana edad dentro de una escuela de Cábala, donde aprendió junto a su padre el arte de la acupuntura egipcia y su interés por lo oculto o la verdad escondida. Permaneció en Egipto en varias ocasiones junto a varios egiptólogos y responsables de las nuevas excavaciones del Valle de los Reyes. Junto a ellos profundizó en el arte, cultura e historia de la antigua civilización, peregrinando por los templos, pueblos y ciudades más importantes del Egipto antiguo, en búsqueda de nuevos conocimientos.
Continuar leyendo...

Fragmento del Capítulo 1

Era una tarde muy calurosa cuando el recién ascendido a detective de homicidios Ibrahim El-Kahal se encontró con Yussuf, un moreno delgado, con ojos negros azabaches y asustados que vendía refrescos en una de las esquinas del viejo Cairo. En esa tarde de verano había ocurrido uno de los asesinatos más enigmáticos que debía resolver, un mendigo judío que no tenía parientes ni nadie que lo reclamara fue hallado muerto.
—No he visto nada señor El-Kahal. De todas maneras qué importa, es sólo un judío, tendría que preguntarle al joven que algunas veces estaba con él.
Continuar leyendo...

Fragmento del Capítulo 4

...Lewin se mantuvo en silencio unos segundos, como quién no desea dar flancos débiles por pura precipitación. Parecía estar meditando cada palabra que lanzaría de un momento a otro, hasta que consideró su respuesta satisfactoria— ¡usted está hablando del “gran nombre”! —exclamó Lewin.
—Pues “Yo soy el que soy” no me parece que sea algún nombre en especial, me parece más una explicación de quién es él y no un nombre —insistió el inspector.
Continuar leyendo...

David Berniger

 

La conjura de Moisés